Quadern d'aprenentatges, projectes , treballs en arquitectura, urbanisme, dibuix, fotografía.. el méu procés d'aprenent d'arquitecte.

Cuaderno de aprenedizajes, proyectos y trabajos en arquitectura, urbanismo, dibujo, fotografía.. mi proceso como aprendiz de arquitecto.







26/2/15

APRENENTATGES / APRENDIZAJES (o cómo proyectar I)

Durante nuestra formación todos hemos pasado por la pregunta ¿cómo se proyecta? ¿por dónde empezar mi proyecto? No se puede dar una receta. Y de hecho es un proceso personal que crece y se modifica con la experiencia. A menudo, los arquitectos presentan sus trabajos impecables, pero se olvidan de explicarnos las dudas, los caminos sin salida, las vueltas atrás que sufrieron durante el proceso.. 
Éste post cuenta algunas cosas que he aprendido o he sistematizado al hacer un proyecto de edificio de 51 viviendas, en el taller de proyectos III de la ETSAB-UPC.
Son aspectos a tener presentes o a matizar en futuros trabajos. Los considero muy valiosos porque ya han pasado a formar parte de mi forma de trabajar. Aunque se que hay muchos más, éstos han sido los má significativos en mi útimo ejercicio:

1- Trabajar desde quien soy. 
He tratado de ser yo mismo. Proyectar los propios valores en lo que proponía. Crear a partir de las propias experiencias, observaciones, de la idea de pequeña sociedad que es un edificio de viviendas y no a partir de lo que pienso que los otros quieren de mí. Buscar una armonía entre lo que siento y lo que hago. El proyecto creativo se nutre de lo que hay dentro de uno mismo, de casualidades, de intuiciones, de bromas. Buscar la originalidad puede llevar a lo banal o al desastre...







2- Ser fiel a la idea. 
Empecé con un análisis del lugar, explicado a través de alguna metáfora, y las situaciones que deseaba en ese trozo de ciudad. Hice un primer croquis a mano alzada de lo que podría ser la planta tipo del edificio. Después traté de racionalizarlo buscando algo más ordenado, pero perdió la fuerza original. 

Mi tutor me animó a luchar por ése primer croquis, a convertirlo en proyecto. Yo era de los que pensaba que la mayoría de croquis iniciales son en realidad póstumos hechos para las publicaciones. Acepté el reto. Me llevó mucho, pero mucho trabajo lograr encajar unas plantas a escala de lo que serían las futuras viviendas y los elementos comunes.  Al lograrlo sentía que había ocurrido algo muy importante, que iba a formar parte de mi forma de trabajar. Fueron días muy emocionantes.


3- La continuidad en el proceso. 
He luchado conmigo mismo todo el cuatrimestre para darle a cada parte su tiempo y no dejarme llevar por los sobresaltos y entregas del taller de proyectos. Ésto me ha ayudado a agotar cada paso, enfrentando el siguiente sin tener que volver atrás. Y a hacerlo tranquilo, conectado, disfrutando. El proyecto que estoy comenzando ahora lo dibujo en un cuaderno que es como un acordeón, y se podrá mostrar como un proceso de sucesión de ideas y adquisición de complejidad de principio a fin.

4- El trabajo en planta y los grados de libertad. 
Comencé a dibujar las plantas por los elementos de mayor dimensión que iban a permitirme un menor grado de liberta como la situación en planta, la división de viviendas y zonas comunes, los ejes estructurales. Después continué con lo que era menos condicionante, partes que pueden bailar más en la planta y que se pueden mover dentro de los límites mayores, hasta llegar a las sillas. 
Tuve que volver a menudo para hacer correcciones (cada vez menores) en los elementos de menor grado de libertad. 
Las plantas de viviendas fueron las que definieron los ejes estructurales, entendiendo que el lugar que habitamos es la prioridad frente a la necesidad de optimizar el aparcamiento.







5-Las relaciones sistémicas.  
Con el proyecto bastante avanzado, hice un esquema en el que explicaba cada parte del proyecto (espacio libre central, acceso, cafetería, espacios comunitarios, paisaje, viviendas, etc) en relación con las otras. Ésto me permitió verificar cada parte se enriquecía o no en función de cómo se relacionaba con la otra. Dicho de otro modo, los mismos elementos colocados de otra forma podrían carecer de todo interés. Por ejemplo, un espacio común que no forma parte del recorrido habitual de los usuarios o que no establece algún tipo de relación visual con los lugares frecuentados, quedaría probablemente abandonado o infrautilizado. 






6-El lleno y el vacío. 
En general tendemos a ver los edificios, las fachadas, los muebles.. Para explicar el espacio central hice un esquema de planta en el que enfatizaba su condición de vacío entre las edificaciones.




7-Trabajar desde el interior. 
Me gustan las fotos de los interiores de J.A. Coderch. Ahora parece que no se llevan mucho, se prefiere fotografiar la fachada. Traté de pensar desde dentro, cómo me sentiría en ese lugar, cómo quería que entrara la luz. Ésto me llevó a plantear una fachada ventilada que se convertía en celosía según cómo se colocaran las piezas. Y todo quedó resuelto. 



8-La afinidad de los materiales, las texturas, lo háptico. 
Peter Zumthor lo explica en su conferencia atmósferas, Juhani Pallasmaa en los ojos de la piel y en el post anterior ya avancé algo. Plantearse los materiales en función de su calidez, su aspereza, su fragilidad, frialdad, afinidad, contraste. Fue parte del proceso de la fachada, de los suelos. Después de releer a Zumthor repensé los materiales de la maqueta. DM y contrachapado para los volúmenes, materiales sólidos y cálidos. Para los forjados quería algo que tuviera textura pero fuese algo transparente. Lo logré pegando papel cebolla sobre acetato.


9-La mano en dos y tres dimensiones. 
Éste ejercicio me ha hecho descubrir una nueva forma de trabajar a través de la arcilla autoendurecible. Y no solamente para hacer una maqueta, sino directamente para primero analizar la ciudad y después resolver la fachada. Me concentré en provocar la cualidad que deseaba: El paso de la luz de determinada manera y la textura superficial. Lo moldeé sin pensar en el objeto. De nuevo el lleno y el vacío. 



12/2/15

OBSERVAR CON LOS DEDOS / OBSERVAR AMB ELS DITS

El post anterior iba sobre el dibujo a mano. Casi simultáneamente Andrés ha publicado un post en su blog sobre el tacto, citando Los Ojos de la Piel, de Juhani Pallasmaa. 
Hace años lo leí recomendado por un profesor de la escuela. Me ayudó a ampliar mi visión de lo que me rodea y a incorporar de forma más consciente el tacto en la arquitectura. A raíz del descubrimiento de lo háptico hice un análisis de unas viviendas de LC vistas por un niño de 2 años, que gateaba, tocaba y chupaba. Estaban habitadas por una escultura de Giacometti. 


En mi último trabajo del cuatrimestre desarrollé una pieza para resolver la fachada de un edificio de viviendas.  Buscaba algo que me diera una textura muy marcada y calida desde el exterior y que al mismo tiempo me permitiese una entrada de luz filtrada a modo de ceolsía cuando conveniese. 


Estuve dibujando distintas piezas que se encajaban unas con otras en mi cuaderno. Poco convencido con el resultado recurrí a la arcilla.  Fuí haciendo incisiones con un cutter sobre una lámina delgada y di con algo que me gustaba mucho. La clave fue no tratar de moldear un elemento, sino la cualidad que quería de él.



 De forma definitiva la fachada queda acabada con unas lamas de GRC texturizadas que van de forjado a forjado. De nuevo me serví de la arcilla y de mis propios dedos para moldear y verificar la idea.



No creo que me hubiese sido posible por otro medio. Seguramente no me habría salido con otro medio, así que parece que cuando el lápiz no basta, mejores son los dedos. 








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...